¿Cuándo tienen los niños que aprender a leer y escribir?

Los niños tienen diferentes procesos de maduración, nos lo demuestran en las primeras etapas de su desarrollo, es por ello que valoramos la adquisición de algunos ítems del desarrollo con márgenes amplios, un niño puede deambular de forma autónoma desde los 9 hasta los 18 meses, considerándose toda la franja dentro de la normalidad.

Lo mismo nos ocurre con el aprendizaje de la lectoescritura, nos encontramos con niños que presenta un nivel de maduración de los procesos mentales previos a la lectoescritura en edades más tempranas, siendo capaces de leer y escribir en la etapa de educación infantil.

En ocasiones nos encontramos con niños que no tienen adquiridos los previos necesarios para ejecutar los procesos mentales que intervienen en la lectoescritura, ya que algunos de ellos se adquieren de forma definitiva en edades posteriores. Es el caso de la LATERALIDAD, que tiene un proceso de maduración que puede llegar a los 6-7 años o la adquisición del LENGUAJE ORAL, que presenta los últimos fonemas (Ej: /r/) entre los 5-6 años. Ambos son previos necesarios para una correcta maduración de la lectoescritura.

Durante la etapa de Educación Infantil, los pequeños deberían adquirir unos previos sólidos, que le permitan alcanzar la lectoescritura desde su propia maduración.


¿Cuáles son esos pilares básicos de los que hablamos?

  • ORGANIZACIÓN TEMPORAL: Dominar conceptos de día/noche, mañana/tarde, ahora/antes/después, días de la semana, etc.
  • ORGANIZACIÓN ESPACIAL: El niño tiene que tener una buena orientación en el espacio, ser capaz de realizar pequeños puzzles, organizar un dibujo en un papel, etc.
  • LATERALIDAD: A nivel propioceptivo (en si mismo), en el espacio y sobre otros.
  • DESARROLLO CORRECTO DEL LENGUAJE: Tener un dominio de todas las áreas del lenguaje, ya que la lectoescritura es la trascripción del lenguaje oral al escrito.
  • DESARROLLO DE LA MOTRICIDAD FINA: (Destreza manipulativa de las manos) manejo de diferentes instrumentos como lápiz, pincel o tijeras.
  • CONCIENCIA FONOLÓGICA: Que les permita distinguir sonidos, asociar sonidos aislado a palabras, distinguir ruidos de palabras, etc.
  • MOTIVACIÓN: Los niños quieren aprender, quieren ser mayores e imitar a papá y mamá, es por ello que si aprenden desde la motivación, las ganas y la imitación tendremos grandes y eficaces lectores.

¿Cuándo podemos hablar de una dificultad?

Hablamos de dificultades en la lectoescritura, cuando un niño ha sido estimulado en los procesos previos de forma correcta, no cuenta con otras dificultades cognitivas, de lenguaje o asociadas a la parte emocional y sin embargo no alcanza la lectoescritura pasados los 6-7 años o presenta problemas persistentes en el reconocimiento de algunas letras, inversiones, omisiones, adiciones, separaciones o uniones incorrectas entre palabras pasados los 7-8 años, es decir, una vez finalizado el primer ciclo de EPO.

centro educoMari Paz Torrico – Maestra de Educación Especial – Centro Educo | Centro de Atención Especializada