Importancia de la higiene bucal en la disfagia

La disfagia es el término técnico para describir el síntoma consistente en dificultad para la deglución (problemas para tragar) de sólidos y/o líquidos, producida por la alteración anatómica o funcional de las diversas estructuras que intervienen en la deglución.

Este síntoma puede estar presente en diferentes patologías, pero también puede producirse como secuela de tratamientos de enfermedades que afectan a las áreas implicadas en el mecanismo de la deglución.

La disfagia, afecta sobre todo a personas mayores y sus complicaciones son comunes y graves aumentando la morbilidad y mortalidad de los pacientes que la padecen. Uno de las complicaciones más graves que podemos encontrar es la de la neumonía por aspiración, que sucede cuando a las vías respiratorias pasa material orofaríngeo que contienen microorganismos patógenos que pueden provocar el desarrollo de la infección pulmonar.

La existencia de infección oral como caries, gingivitis o periodontitis y la deficiente higiene de la boca, son factores que favorecen la aparición de las secreciones orofaríngeas por gérmenes patógenos que, si se produce aspiración, pueden colonizar el árbol traqueo-bronquial y los pulmones.

Por esto es muy importante establecer un programa de pautas de higiene oral individualizadas que atienda de forma especial a la persona que padece disfagia, para disminuir las consecuencias producidas por este problema.

Para los pacientes colaboradores es necesario:

  • Adecuar la técnica de cepillado a su destreza.

  • Insistir en el tiempo mínimo de cepillado, cuidado del cepillo y calidades más recomendables.

  • Facilitar su higiene interdental con el uso del elemento más adecuado.

  • Explicarles la importancia de la higiene de la lengua, paladar y mucosas.

  • Enseñar las pautas para mantener higiénicas sus prótesis.

  • Asesorarles en todos aquellos apoyos técnicos que les ayuden a que su higiene sea más eficaz.

  • Pautar la indicación de productos químicos como colutorios y pastas para la prevención de patología y mejora de situaciones como la xerostomía, halitosis, sensibilidad, etc..

Para los pacientes no colaboradores es imprescindible el trabajo de concienciación y formación del entorno asistencial y familiar, ya que, son los responsables de asumir estas tareas.

  • Deben conocer las posiciones de seguridad tanto del paciente como del operador, para el abordaje seguro y realización de la higiene de forma eficaz.

  • Enseñarles el manejo de todos los aspectos indicados para el paciente colaborador adaptados a cada situación.

  • Información de los dispositivos actuales, como pueden ser los cepillos eléctricos, cepillos con diseños especiales o con sistema de aspiración, que dan solución a diferentes situaciones.

Es por esto, que no debemos olvidar nunca la importancia de una buena higiene bucal.

centro educoCecilia Sojo Pizarro – Logopeda – Centro Educo | Centro de Atención Especializada