Etapas en la adquisición del lenguaje

A lo largo del desarrollo lingüístico se van dando diferentes etapas que se caracterizan porque en cada una de ellas va teniendo lugar un aspecto del lenguaje que será la base del siguiente escalón.

Desde el nacimiento del bebé hasta los seis años de edad, el lenguaje va pasando por diferentes etapas hasta alcanzar un desarrollo completo que permitirá a la niña y al niño comunicarse oralmente de forma óptima y satisfactoria.

A continuación, expondremos cuáles son dichas etapas y qué características tienen cada una.

Etapa prelingüística

Ocurre durante el primer año de vida del bebé, y la principal característica de esta etapa, es que se asienten las bases para que el lenguaje pueda desarrollarse de manera correcta, de ahí el nombre prelingüística (antes del lenguaje).

En esta etapa la niña y el niño usará el llanto como una de las formas más primarias de comunicación, y desarrollará la sonrisa social, el balbuceo (que será el entreno del aparato bucofonador del bebé para la posterior articulación de los diferentes sonidos y por tanto del desarrollo del habla), la función deíctica (señalar) – esta función es el primer gesto de comunicación que tendrá el bebé para demandar sus necesidades y compartir intereses con el adulto. En esta etapa también encontraremos las primeras imitaciones gestuales y orales del bebé (prerrequisito básico para un buen desarrollo lingüístico) y las cadenas silábicas de los fonemas bilabiales más primarios /b/ /p/ y /m/ que dará lugar, después del año, a las primeras palabras con función como son /papá/ /mamá/…

Primeras palabras y holofrase

Del primer al segundo año de vida tendrán lugar las primeras palabras, la explosión de vocabulario y la holofrase – una palabra que actuará como un bloque pero que realmente son dos palabras, por ejemplo /akita/ como sustitutivo de la frase /aquí está/.

Las primeras palabras que pronuncian las niñas y los niños siempre están relacionadas con su contexto familiar y suelen ser objetos cotidianos de su día a día: chupete, biberón, agua, pan, mamá, papá, abuelo, abuela…

Etapa sintáctica

Entre los dos y tres años de vida, las niñas y los niños entran en lo que llamamos la etapa sintáctica, es decir, en su lenguaje ya comienzan a haber frases de dos y tres palabras y las usan en su habla espontánea.

Comenzamos, por tanto, a encontrar frases del estilo /mamá pan/, /dame coche/ /coche roto/, /papá quiero agua/, /no me gusta/…

Esto permite a las niñas y los niños poder expresar mejor sus necesidades, comenzar a entablar pequeñas conversaciones con los adultos, que en los juegos simbólicos comience a aparecer lenguaje y adopten diferentes roles – papas, médicos, maestros…- Y sobre todo, comenzar a hablar de sus experiencias diarias (qué ha hecho en el cole, qué le ha pasado…). Por tanto, es uno de los pasos más importantes durante el desarrollo lingüístico.

Otra de las características de esta etapa es que su habla se va tornando cada vez más clara, a pesar de que siguen existiendo dislalias evolutivas, y por tanto, es entendible tanto por su entorno familiar como por un entorno ajeno. A los tres años de edad, el habla de cualquier niña o niño debe ser entendida por cualquier persona con la que se relacione.

Durante los siguientes años (4-5-6), continúan perfeccionando su lenguaje:

  • Modulando cada vez mejor los tiempos verbales.

  • Ampliando cada vez más su vocabulario expresivo y comprensivo.

  • Usando el lenguaje para crear interacciones sociales más complejas.

  • Van perfeccionando su articulación hasta la total adquisición de todos los sonidos a los seis años de edad.

  • Comprenden, responden y usan preguntas introducidas por las palabras cómo, cuándo y por qué.

  • Su gramática es cada vez más completa y la domina mejor.

Aunque como hemos podido ver, el desarrollo del lenguaje tiene unas etapas bien marcadas y diferenciadas, debemos tener en cuenta siempre que cada niña y niño tiene su propio ritmo de desarrollo y que dentro de los parámetros que marcan un desarrollo lingüístico normo típico, habrá quién consiga los ítems antes y quién lo haga después, no por ello debe existir ninguna dificultad lingüística.

Cecilia Sojo Pizarro.

Logopeda.