Mi hijo ha sido diagnosticado de disfemia

Para ponernos en contexto, cuando hablamos de disfemia nos estamos refiriendo a lo que coloquialmente conocemos como “tartamudez”. Se trata de un trastorno del habla caracterizado por interrupciones en la fluidez que pueden ir acompañados de tensión muscular tanto en la cara como en el cuello.

Debemos diferenciar cuando nos encontramos ante una disfemia evolutiva (bastante normal entre los niños que se encuentran en proceso de adquisición del lenguaje) o un trastorno disfémico propiamente dicho:

  • La disfemia evolutiva, abarca en torno de los 2 a los 5 años de edad y se puede considerar un proceso normal en el desarrollo del lenguaje. Los niños suelen repetir palabras enteras, no hay tensión muscular y repiten más palabras función (y, pero…)
  • El trastorno disfémico empieza a partir de los 5 años de edad, la repetición se suele centrar más al inicio de la palabra, repiten más palabras contenido (adjetivos, sustantivos, verbos…) y la tensión muscular es muy considerable puesto que son más conscientes de este tipo de dificultad. Por otro lado, este tipo de disfemia si necesita una intervención directa e indirecta para evitar su generalización.

Ahora bien, si su hijo ha sido diagnosticado de disfemia evolutiva, vamos a conocer unas series de pautas para saber cómo tratar esta dificultad en casa:

  • Evitar la autocorrección cuando hable el niño.
  • No ayudar a que complete la palabra que quiera decir, le damos todo el tiempo que necesite.
  • No demostrar impaciencia en el momento que se produzcan las interrupciones.
  • Proporciona un clima relajado en el hogar, que estimule el lenguaje del niño.
  • Hablar más lento y con frases cortas, así podemos modificar su propio ritmo para que no se acelere.

Para finalizar, es importante saber que estas pautas son orientativas, ya que la mejor opción es acudir a intervención logopédica si la disfemia evolutiva se prolongara en el tiempo. Los niños tienen que saber que les vamos a ayudar, pero depende de ellos el incorporar lo aprendido a la vida diaria.

Araceli RuizLogopeda –  Centro Educo | Centro de Atención Especializada